El cristalino y la córnea son dos estructuras del globo ocular que proporcionan poder dióptrico. Concretamente, la córnea está formada por dos estructuras, la cara anterior y posterior, las cuales en conjunta combinación son las que mayor influencia tienen en la refracción, en la calidad ocular y en la visión. Aunque en un principio se consideraba que la superficie anterior de la córnea era la más importante, estudios científicos han determinado el papel fundamental de la superficie posterior de la córnea en la biomecánica corneal y en la calidad óptica. Debido a que la córnea no es una superficie esférica, variaciones en su geometría darán lugar a que los rayos de luz cuando atraviesen el interior del globo ocular focalicen antes o después de la retina, produciendo visión borrosa. Así por ejemplo, los diferentes errores de refracción como la miopía, hipermetropía y astigmatismo se producen principalmente por variaciones en la curvatura y en la potencia corneal que impiden que los rayos de luz focalicen sobre la retina. Por ello, además de graduar la visión para conocer el error refractivo la topografía corneal es una prueba muy importante en consulta oftalmológica. Precisamente, los topógrafos corneales son dispositivos de análisis de la morfología corneal que han experimentado importantes innovaciones en su tecnología, los cuáles además pueden ser utilizados para múltiples aplicaciones clínicas.

¿Cuáles son las principales aplicaciones clínicas de la topografía corneal?

La topografía corneal es una prueba rutinaria en consulta oftalmológica que se realiza a todos los pacientes para conocer el estado de la córnea, independientemente del motivo de su visita. Proporciona importante información como el poder dióptrico de la córnea y su curvatura en diferentes regiones de la córnea. Además, los avances desarrollados en la tecnología de los topógrafos corneales han permitido que pueda medirse el espesor corneal, la aberrometría corneal, e incluso algunos proporcionan análisis de la calidad visual, entre otros… La gran variedad de información que proporcionan en una sola medida los topógrafos corneales permite que se puedan utilizar para múltiples aplicaciones clínicas.

topografo

Topógrafo corneal Antares.

Así por ejemplo, la topografía corneal en la cirugía refractiva corneal (LASIK, SMILE…), es muy importante porque permite conocer si el paciente es apto para la intervención. Si el espesor de la córnea es reducido, la graduación es elevada o existen irregularidades corneales en la topografía la cirugía refractiva corneal no podrá realizarse. En dichas situaciones cuando la cirugía refractiva corneal mediante láser no puede realizarse, se valorará la posibilidad de implantar lentes intraoculares fáquicas siempre y cuando el paciente no haya desarrollado presbicia. Además, la topografía corneal es una prueba oftalmológica que permite detectar la presencia de patologías corneales como el queratocono, queratoglobo o degeneración marginal pelúcida entre otras, las cuáles producen variaciones en su morfología y adelgazamiento corneal. Sin embargo, además de poder diagnosticar la presencia de dichas patologías, la topografía corneal también permite realizar un seguimiento del tratamiento planificado mediante anillos intraestromales, cross-linking, o incluso si es necesaria la realización de la queratoplastia.

queratoconotopo-300x253topografia1

Izquierda: Mapa topográfico de la córnea de un paciente con queratocono. Derecha: Mapas topográficos obtenidos con el topógrafo corneal Pentacam. 

Independientemente de la multitud de aplicaciones clínicas de la topografía corneal, presenta la ventaja de que el procedimiento de medida es similar en todas las situaciones.

¿Cómo se realiza la topografía corneal en consulta oftalmológica?

El topógrafo corneal es un dispositivo no invasivo que proporciona información muy útil de la córnea en una sola medida sin contacto directo con la córnea del paciente. Para realizar su medida, previamente se limpiarán las zonas de contacto del dispositivo, y se solicitará al paciente que apoye la barbilla y la cabeza sobre la mentonera. A continuación, se alineará el dispositivo con la córnea del paciente y una vez centrado se realizará la medida. El proceso de adquisición de la imagen es muy rápido debido a que se utiliza la tecnología basada en la proyección o en la reflexión según el topógrafo corneal. Una vez realizada la captura de la topografía corneal, el oftalmólogo analizará los mapas corneales para comprobar que la medida se ha realizado correctamente. En caso de que no se haya podido obtener información de alguna región de la córnea, se instará lágrima artificial al paciente, se le pedirá que parpadee varias veces y se volverá a realizar la medida.  Concretamente, en la Clínica Oftalmológica Dres. Ortuño de Orihuela disponemos de los dispositivos diagnósticos para diagnosticar y planificar tratamiento de cualquier condición corneal, como así mismo estamos especializados en diferentes procedimientos quirúrgicos.

Anuncios