Las dos superficies de la córnea proporcionan transparencia y poder dióptrico al globo ocular. Sin embargo, existen patologías como el queratocono que inducen alteraciones en su curvatura, morfología como en su espesor. Dichas alteraciones corneales producirán una disminución de la agudeza visual, sensibilidad a la luz, visión doble o astigmatismo irregular, entre otras… Precisamente, aunque dichas alteraciones y sintomatología comienzan a manifestarse en la juventud, no se detiene la progresión del queratocono hasta la tercera o cuarta década de la vida. No obstante, a pesar de que el queratocono se manifieste en sus inicios en un ojo, en la gran mayoría de situaciones en el tiempo termina manifestándose en el ojo contralateral. Así mismo, el queratocono es una patología de origen multifactorial, siendo frecuente su presencia en individuos de una misma familia debido a que tiene un componente hereditario.

Aunque la incidencia del queratocono en la población mundial es relativamente baja en comparación con otras patologías oculares más conocidas, es una de las patologías corneales más investigadas. Concretamente, desde principios del siglo XX cuando se comenzaron a publicar los primeros reportes sobre el queratocono en la base prestigiosa base de datos Pubmed Central hasta la actualidad se han publicado casi 6000 estudios. Dichas investigaciones internacionales han permitido conocer por ejemplo que el queratocono es una patología que frecuentemente se manifiesta más habitualmente en mujeres que en hombres, puede asociarse con otras enfermedades, como así mismo su estudio ha permitido entender con mayor precisión los cambios corneales que induce para contribuir en un diagnóstico precoz.

¿Qué pruebas son necesarias para diagnosticar el queratocono?

Cuando un paciente sospechoso de queratocono acude a una clínica oftalmológica se analizará la agudeza visual. A continuación, debido a que el queratocono es una patología que induce cambios en la superficie corneal se procederá a realizar una topografía. Concretamente, la medida realizada con los topógrafos corneales es muy rápida y se realiza de forma no invasiva, por lo que el paciente no percibirá dolor. En la realización de la topografía corneal el oftalmólogo analizará la curvatura como el poder dióptrico de la córnea en busca de signos típicos de presencia de queratocono. Además, será necesario analizar el espesor corneal debido a que el queratocono induce una disminución del mismo. Para analizar el espesor corneal, existen diferentes dispositivos que permiten medirlo de forma rápida en consulta oftalmológica, como determinados topógrafos corneales, Tomógrafos de Coherencia Óptica (OCT), o mediante paquimetría ultrasónica principalmente.

Queratocono1

Comparación de la curvatura de una córnea normal en relación con una córnea con queratocono, como simulación de la visión distorsionada que induce.

Además de las pruebas anteriores, el oftalmólogo analizará la morfología corneal con la lámpara de hendidura en busca de signos típicos que se pueden manifestar en pacientes con queratocono. El conjunto de dichas pruebas permitirán confirmar el diagnóstico como planificar el tratamiento adecuado para mejorar la calidad visual e intentar detener la progresión del queratocono.

¿Cuáles son los tratamientos para detener la progresión del queratocono?

Realizadas las diversas pruebas para diagnosticar el queratocono o conocer su evolución en consulta oftalmológica, será necesario planificar su tratamiento. Concretamente, se han desarrollado diferentes tratamientos para el queratocono en función de su evolución. Así por ejemplo, en queratoconos no muy avanzados las lentes de contacto rígidas debido a que permiten corregir el astigmatismo corneal irregular son una opción recomendable para mejorar la calidad visual. Sin embargo, si el queratocono progresa será necesario recurrir al implante de anillos intraestromales para intentar regularizar la superficie corneal y ralentizar su progresión.

queratocono3

Diseño y geometría de anillos intraestromales para el tratamiento del queratocono.

El tratamiento de implante de anillos intraestromales se puede realizar conjuntamente con una técnica denominada crosslinking que refuerza las fibras de colágeno de la córnea mediante la aplicación de rivoflavina y radiación ultravioleta. Precisamente, dicho procedimiento ha experimentado importantes avances en los últimos años con la introducción del crosslinking transepitelial con iotoforesis, tratamiento el cuál se realiza mediante corriente eléctrica.

queratocono4

Realización de crosslinking en un paciente con queratocono.

No obstante, cuando los anteriores tratamientos no han conseguido disminuir la progresión del queratocono, debido al incremento en la curvatura y en la disminución del espesor corneal que induce será necesario realizar un trasplante de córnea para recuperar la calidad visual. Aunque antiguamente era necesario trasplantar la córnea en su totalidad, también se han realizado importantes avances en la técnica conocida como queratoplastia, permitiendo actualmente que nada más sea remplazada la parte de la córnea afectada. Concretamente, para retrasar lo máximo posible la realización de un trasplante corneal debido a los cambios que produce el queratocono en la superficie corneal y en la calidad visual, desde la Clínica Oftalmológica Dres. Ortuño de Orihuela recomendamos realizar revisiones visuales periódicamente para intentar frenar su progresión.

Anuncios