La conjuntiva es una fina membrana delgada y trasparente que recubre la superficie del globo ocular y el interior de los párpados, como así mismo adquiere diferentes funciones de protección principalmente.Sin embargo, especialmente en verano cuando la exposición a la radiación solar es superior en lugares marítimos como en el mediterráneo, cuando no se utilizan gafas con filtro a la radiación ultravioleta pueden desarrollarse patologías conjuntivales asociadas a dicha exposición. Entre las diversas patologías conjuntivales más frecuentes que se pueden producir por exposición a la radiación ultravioleta destaca principalmente el pterigium, aunque pueden desarrollarse otras como la pingüecula entre otras. Concretamente el pterigium es una patología inflamatoria como degenerativa que se produce debido a un crecimiento anormal y progresivo de la conjuntiva. Dicho crecimiento se localiza frecuentemente en la zona nasal adquiriendo forma triangular, y aunque normalmente se inicia monocularmente, no es de extrañar que aparezca en el otro ojo.

¿Qué síntomas visuales induce el desarrollo del pterigium?

En los inicios del desarrollo del pterigium la única manifestación que produce al paciente es sensación de sequedad ocular, o irritación no afectando a la agudeza visual. Sin embargo, cuando el pterigium progresa y no es planificado tratamiento oftalmológico, si invade la córnea y el centro pupilar puede producir una limitación importante en la agudeza visual como astigmatismo corneal irregular. Así mismo se convierte además en un problema estético para el paciente.

¿Cómo se puede prevenir el desarrollo del pterigium?

Aunque todavía no se conoce la causa exacta del desarrollo del pterigium, es más frecuente que se manifieste debido a la exposición a la radiación ultravioleta, habiéndose reportado también que otros factores como la etnia, la edad, la genética e incluso la polución pueden influir en menor medida en su desarrollo. Precisamente, para evitar el desarrollo del pterigium la principal recomendación que se debe tener en cuenta es utilizar unas gafas de sol debidamente homologadas con filtro a la radiación ultravioleta en lugares marítimos o de alta montaña donde la exposición a la radiación solar es superior. Sin embargo, es importante tener en cuenta que para que la gafa de sol proteja adecuadamente de la radiación ultravioleta es necesario adquirirla en establecimientos sanitarios debidamente homologados que cumplan con la normativa europea. Es necesario además elegir la categoría del filtro más adecuada en función de la actividad que se vaya a realizar. Así por ejemplo, en verano en la práctica de deportes acuáticos deben utilizarse gafas de protección solar polarizada debido a que la exposición solar es superior.

¿Cuáles son los principales tratamientos del pterigium?

Ante la mínima sospecha de desarrollo del pterigium es necesario que el oftalmólogo realice una revisión mediante la lámpara de hendidura de la conjuntiva. Principalmente, el tratamiento del pterigium difiere en función de si ha progresado invadiendo la córnea. Así por ejemplo, cuando el pterigium no ha invadido la córnea los lubricantes oculares son suficientes para reducir los síntomas de sequedad ocular, como así mismo también se recetarán antiinflamatorios y/o corticosteroides. Sin embargo, cuando el tratamiento conservador no ha logrado los resultados esperados, o bien no se ha diagnosticado la patología conjuntival precozmente se recurre al tratamiento de infiltración con fármacos con el objetivo de inhibir el crecimiento del tejido conjuntival si ha invadido la córnea o puede afectar a la agudeza visual. Cuando no se responde correctamente a los anteriores tratamientos, o es necesario extirpar el pterigium por motivos visuales y/o estéticos se recurre al tratamiento quirúrgico para su escisión. Precisamente, hoy en día el tratamiento quirúrgico que es el que se realiza más frecuentemente para prevenir una alteración corneal importante lo realizamos extirpando el pterigium, como así mismo aplicamos mitomicina C para prevenir el crecimiento celular de nuevo. Debido a que es muy frecuente su recurrencia si no se usa, en vez de cerrar con puntos aplicamos los nuevos adhesivos biológicos.

Anuncios