Entre el cristalino y la retina existe un líquido denominado humor vítreo que debido a sus propiedades permite que se mantenga la forma del globo ocular, aunque con los años puede producirse un deterioro de sus propiedades. El deterioro de las propiedades del humor vítreo producirá una disminución del volumen que hace que se vuelva más acuoso. Al volverse más acuoso las fibras de colágeno por las que está formado el cuerpo vítreo flotarán en el interior del mismo. A dichas fibras flotando en el interior del cuerpo vítreo se les denomina miodesopsias, o coloquialmente conocidas como moscas volantes. Aunque la principal causa de aparición de las moscas volantes es debido al envejecimiento del humor vítreo en pacientes con edades superiores a 50 años, actualmente también es frecuente que pacientes jóvenes manifiesten su presencia debido a variaciones en la densidad del humor vítreo. No obstante, existen otros factores que pueden producir la aparición de moscas volantes, como debido a un desprendimiento de vítreo posterior, o en pacientes con miopías muy elevadas, con diabetes mellitus o en algunas situaciones se ha reportado incluso después de la operación de cataratas entre otros.

¿Qué recomendaciones son necesarias tener en cuenta ante la presencia de moscas volantes?

Las moscas volantes pueden adquirir diferentes formas como puntos, telaraña líneas onduladas u otras formas, las cuales se producen por la proyección de las fibras que están flotando en el interior del cuerpo vítreo sobre la retina. Especialmente las moscas volantes son más molestas en días despejados, o cuando miramos superficies blancas o iluminadas como puede ser la pantalla de los ordenadores por ejemplo. Es conveniente en la medida de lo posible intentar no seguir su movimiento, e ignorarlas debido a que pueden inducir nerviosismo o ansiedad. No obstante, en algunas ocasiones aunque no siempre, con el tiempo las partículas flotando en el interior del cuerpo vítreo acaban cayendo no siendo tan molestas, y en otras el propio cerebro aprende a ignorarlas.

Aunque la presencia de moscas volantes en el campo de visión en la mayoría de ocasiones no supone de urgencia médica, cuando se observan en movimiento es conveniente realizar revisiones oftalmológicas periódicamente. Por el contrario, debido a la naturaleza de las moscas volantes pueden ser la manifestación de un desprendimiento de vítreo posterior, desgarros en la retina, y/o desprendimiento de la misma. Ante la presencia de moscas volantes en el campo de visión, disminución drástica de la visión o visualización de destellos luminosos es necesario acudir al oftalmólogo con mayor urgencia para que revise que la retina no está dañada. Así mismo, cuando la aparición de las moscas volantes es repentina como por ejemplo puede suceder después de un traumatismo ocular, será necesaria la realización de una revisión oftalmológica lo antes posible para comprobar el estado de la retina.

¿Qué tratamientos existen para las moscas volantes?

Durante mucho tiempo se ha considerado que el principal tratamiento de las moscas volantes cuando no existía riesgo de dañar la retina era intentar ignorarlas. Sin embargo, en los casos más graves se recurría a la realización de una vitrectomía, procedimiento en el cuál se sustituye el humor vítreo por una sustancia gelatinosa no estando exento de riesgos. Actualmente, desde hace relativamente poco tiempo se ha introducido un nuevo tratamiento láser no invasivo e indoloro mediante vitreolisis que puede ser utilizado en aquellos pacientes en los que la presencia de las moscas volantes les resulten más molestas. No obstante, el éxito del tratamiento depende como en cualquier otra cirugía de la experiencia del facultativo. Además, no son todos los pacientes candidatos a la realización de vitreolisis mediante láser, debido a que si las moscas volantes se encuentran flotando muy cerca de la retina, por el propio riesgo de dañar la misma como consecuencia de los impactos del láser es conveniente evitar su realización. Como se ha comentado la vitreolisis es un tratamiento novedoso, del cual todavía no se conocen estudios científicos a medio y corto plazo realizados en gran cantidad de pacientes que analicen la seguridad y eficacia del procedimiento.

Desde la Clínica Oftalmológica Dres. Ortuño de Orihuela recomendamos ante la presencia de moscas volantes en el campo de visión la realización de una revisión oftalmológica para comprobar el estado de la salud ocular.

Anuncios