La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE), es considerada como una de las principales causas de pérdida de visión en pacientes con edades superiores a 55 años en los países desarrollados. Concretamente, se estima que su prevalencia es cercana al 10 % a nivel mundial, aunque debido al incremento de la esperanza de vida su incidencia en la población se incrementará en los próximos años. La degeneración en la región responsable de la visión central denominada mácula produce imágenes distorsionadas y reducción progresiva de la visión. Precisamente debido a la degeneración macular,  la DMAE producirá dificultades en tareas diarias cotidianas como la lectura, la conducción, reconocimiento de caras, entre otras.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo de desarrollo de la DMAE?

El principal factor de riesgo por el que se produce la DMAE es la edad, aunque existen otros que pueden contribuir en su desarrollo como la obesidad, ausencia de antioxidantes en la dieta, hipertensión arterial, colesterol, antecedentes familiares, exposición a radiaciones, o tabaquismo principalmente. Los estudios científicos realizados al respecto han determinado que las vitaminas C y E, antioxidantes, o los oligoelementos como el zinc o el selenio son beneficiosos en la reducción de la progresión de la DMAE. Con el objetivo de evitar la pérdida visual que induce la DMAE es recomendable en pacientes con antecedentes familiares, o que presenten determinados factores de riesgo que puedan hacer sospechar que con el tiempo se desarrollará la patología realizarles una valoración del fondo retiniano en consulta.

¿Cómo se diagnostica la DMAE?

Cuando un paciente acude a consulta sospechoso de presentar DMAE el optometrista comprobará su agudeza visual en todas las distancias, como así mismo evaluará si la visión central está distorsionada mediante la Rejilla de Amsler. A continuación el oftalmólogo procederá a dilatar la pupila al paciente para visualizar el estado de la retina tanto en la región central como en la periferia. Además de las anteriores, pueden ser necesarias realizar otras pruebas para analizar el estado de la retina o corroborar el diagnóstico, como la Tomografía de Coherencia Óptica (OCT) o incluso angiografía entre otras.

Existen dos formas que pueden presentarse cuando se desarrolla la DMAE: la forma seca (atrófica) o la húmeda (exudativa). La DMAE seca es el cuadro clínico que más habitualmente se visualiza en consulta oftalmológica. Se caracteriza por la presencia de alteraciones en la retina como depósitos amarillentos denominados drusas y cambios pigmentarios que destruyen los fotorreceptores induciendo una pérdida visual progresiva y lenta. Sin embargo, aunque la DMAE húmeda es la forma menos frecuente, cuando se desarrolla produce proliferación de los vasos sanguíneos, hemorragias y pérdida visual mucho más rápida en comparación con la DMAE seca. En función de la exploración oftalmológica, y de si la DMAE se presenta en forma seca o húmeda pueden ser necesarios diferentes tratamientos.

¿Cuáles son los principales tratamientos de la DMAE?

Los tratamientos para la DMAE difieren según la evolución de la misma, si se presenta en forma seca, o en forma húmeda. Los principales tratamientos de la DMAE seca son el implante de lente intraocular para la mejora de la visión y la toma de antioxidantes y otros productos. Debido a que no existen hasta el momento fármacos con eficacia demostrada en la DMAE seca, las ayudas e implantes de lentes intraoculares para la visión cercana adquieren especial importancia en la rehabilitación visual. Sin embargo, cuando la DMAE es de forma húmeda el principal tratamiento son los fármacos antiangiogénicos los cuales se inyectan en el interior del globo ocular, aunque también se están realizando importantes investigaciones en la terapia genética.

Cuando la progresión de la DMAE seca está estabilizada, se puede recurrir al implante de determinadas lentes intraoculares para mejorar la visión. Uno de los primeros sistemas que se introdujeron para mejorar la visión central en pacientes con DMAE fue el sistema IOL-Vip (Intra Ocular Lens for Visually Impaired Person), pero en la actualidad su utilización es reducida. Actualmente, el Scharioth Macula Lens (SML) es el tratamiento de elección para la mejora de la visión cercana en pacientes pseudofáquicos con DMAE seca. Aunque la principal indicación de la SML es la DMAE seca avanzada, no obstante también puede utilizarse en otras maculopatías.

AddOn_SML_klarAddon macula1

Izquierda: Lente Add-On Scharioth Macula Lens. Derecha: Implantación de la Scharioth Macula Lens en el interior del globo ocular.

La implantación de la SML desarrollada por el Profesor Scharioth se realiza monocularmente en el sulcus ciliar a través de cirugía de mínima incisión. Incorpora la tecnología Add-On, tiene diseño bifocal, su material es biocompatible con el globo ocular, proporciona fijación y estabilidad, como así mismo su zona central proporciona elevada adición de +10 dioptrías. La elevada magnificación de la lente SML permite mejorar la visión cercana sin perjudicar la visión lejana o el campo visual, habiéndose demostrado sus excelentes resultados visuales en la práctica clínica y mediante estudios científicos. Precisamente en un estudio publicado en la prestigiosa revista Journal Cataract & Refractive Surgery por Scharioth se implantó la SML en 8 pacientes con degeneración macular. En el estudio se comprobó que la visión lejana se mantuvo estable en todos los ojos, mientras que se observó una mejora en la visión cercana considerable en 7 ojos y en el otro no empeoró.

La Clínica Oftalmológica Dres Ortuño de Orihuela es un centro especializado en el implante de la Scharioth Macula Lens en pacientes con DMAE para la mejora de la visión.

Referencias bibliográficas

Age-Related Eye Disease Study Research Group. A randomized, placebo-controlled, clinical trial of high-dose supplementation with vitamins C and E, betacarotene, and zinc for age-related macular degeneration and vision loss: AREDS report no. 8. Arch Ophthalmol. 2001 Oct;119(10):1417-36.

Scharioth GB. New add-on intraocular lens for patients with age-related macular degeneration. J Cataract Refract Surg. 2015 Aug;41(8):1559-63.

 

Anuncios