La miopía, hipermetropía y el astigmatismo son errores refractivos que producen borrosidad que pueden corregirse además de con lentes de contacto o lentes oftálmicas, mediante la realización de cirugía refractiva con láser. La cirugía refractiva LASIK es una de las intervenciones para corregir los errores refractivos que más se realiza a nivel mundial, con una elevada tasa de éxito, satisfacción, seguridad y con mínimas complicaciones. Es una intervención indolora, ambulatoria, sin necesidad de hospitalización, que se realiza bajo anestesia tópica. Para la corrección de los errores refractivos, el láser excímer actúa eliminando espesor corneal, el cuál variará en función de las dioptrías del paciente. Los avances desarrollados en los láseres excímer como así mismo en los láseres de femtosegundo para la creación del flap corneal permiten una recuperación visual más rápida y excelentes resultados visuales entre multitud de ventajas. Sin embargo, no todos los pacientes son aptos para la realización de la cirugía refractiva, por lo que es necesario realizar una completa exploración oftalmológica en consulta, y valorar la posibilidad de realizar otras intervenciones para corregir los errores refractivos en caso de que no sea posible el tratamiento mediante láser excimer.

¿Qué pruebas son necesarias para planificar la cirugía refractiva?

Diferentes pruebas diagnósticas son necesarias para conocer si el paciente es apto para intervenirse de cirugía refractiva. Primero de todo, el oftalmólogo se asegurará que si el paciente es portador de lentes de contacto, no las haya utilizado durante los días previos a la exploración en consulta debido a que pueden deformar la córnea y falsear los resultados. Además de las típicas pruebas de graduación, agudeza visual, y examen biomicroscópico mediante lámpara de hendidura en la cirugía refractiva es necesario realizar otras pruebas diagnósticas. Se medirá el espesor de la córnea del paciente tanto en la región central como en la periferia, como así mismo se analizará la topografía corneal la cuál proporcionará información sobre la forma de la córnea y su potencia principalmente. Precisamente, conocer el espesor corneal adquiere gran importancia debido a que como se ha comentado previamente el láser excímer actúa eliminando espesor corneal. En las situaciones que la córnea del paciente esté sana, tenga suficiente espesor, y la graduación del paciente esté dentro de los límites aceptados para dicha intervención, se podrá realizar la cirugía refractiva LASIK. Sin embargo, existen otras situaciones en las que no se puede realizar la cirugía refractiva corneal, y es necesario valorar otras alternativas.

¿Qué alternativas existen a la cirugía refractiva con láser excímer?

Cuando no se tiene suficiente espesor corneal, la graduación es elevada o la topografía corneal es anómala no es recomendable la realización de cirugía refractiva LASIK. En dichos casos, existen otras alternativas que pueden realizarse para la corrección de los errores refractivos como el implante de la lente intraocular fáquica precristaliniana Visian ICL. Dicha lente intraocular se implanta en el interior del globo ocular por detrás del iris y delante del cristalino, y es especialmente utilizada para corregir elevados errores de refracción que no pueden corregirse mediante cirugía refractiva corneal. Debido a que en la intervención se mantiene intacto el cristalino, el paciente tendrá todavía la capacidad natural de acomodar para  visión cercana.

ic-model

Al igual que en la cirugía refractiva, para implantar la lente intraocular precristaliniana Visian ICL, será necesario realizar un conjunto de pruebas. El oftalmólogo comprobará que la graduación se ha mantenido estable por lo menos durante los últimos 12 meses, como así mismo se medirán ciertos parámetros biométricos, los más importantes son la profundidad de la cámara anterior del ojo y el estado de apertura del ángulo iridocorneal. En comparación con la cirugía refractiva corneal, el implante de la lente intraocular Visian ICL presenta la ventaja de que no altera la forma corneal, siendo la cirugía reversible. La lente intraocular precristaliniana Visian ICL presenta múltiples ventajas como excelentes resultados visuales, se implanta mediante cirugía de mínima incisión, el material con el que se ha fabricado es biocompatible con las estructuras del globo ocular entre otras. Además de sus múltiples ventajas, presenta el valor añadido de que el fabricante ha introducido un nuevo modelo con fenestración central que permite el flujo del humor acuoso y evita complicaciones postoperatorias graves.

Visian-ICL-300x184

En la Clínica Oftalmológica Dres. Ortuño de Orihuela somos especialistas en la corrección de los errores refractivos, proporcionando siempre la alternativa que produzca mejores resultados visuales al paciente, con ausencia de complicaciones.

Anuncios