El ojo seco es una afección multifactorial y crónica del funcionamiento de las lágrimas y de la superficie ocular que afecta según los estudios científicos realizados aproximadamente al 15% de la población mundial. Se manifiesta principalmente a partir de los 45-50 años de edad debido a una disminución de la secreción lagrimal o a un aumento de su evaporación, siendo más frecuente en mujeres que en hombres. Además de la edad y del género femenino, otras causas pueden contribuir a su desarrollo, como alergias oculares, factores ambientales, cambios hormonales, tabaquismo, alteraciones de las Glándulas de Meibomio (siendo esta la causa principal de ojo seco), fibromialgia, determinadas enfermedades sistémicas, migrañas, determinados medicamentos, antecedentes de cirugía ocular o las lentes de contacto. La enfermedad sistémica que más frecuentemente produce sequedad ocular es la artritis reumatoide, seguida de la fibromialgia y la diabetes mellitus, mientras que la principal causa oftalmológica es la cirugía ocular. En todos los grupos de pacientes que pueden presentar riesgo de desarrollar ojo seco, es necesario realizar una exhaustiva valoración oftalmológica, proporcionar consejos de cómo aliviar los síntomas de sequedad ocular, como planificar tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas que produce el ojo seco?

El ojo seco se produce por una alteración e inestabilidad de la película lagrimal que induce molestias y trastornos visuales. Los pacientes que presentan ojo seco manifiestan síntomas de sensación de cuerpo extraño, irritación, borrosidad, fotosensibilidad a la luz, enrojecimiento, escozor o picor y lagrimeo. Sin embargo, en determinados ambientes con polución, humo o viento pueden percibirse con mayor sensación los síntomas de sequedad ocular. Las variaciones atmosféricas o estacionales también pueden contribuir en un incremento de la sintomatología de la sequedad ocular. Incluso los aires acondicionados y la calefacción inducen mayor sensación de sequedad ocular. Es recomendable que cuando se enciende la calefacción no mantener la habitación cerrada, debido a que el propio calor que desprende el sistema de calefacción contribuye a que se evapore la lágrima incrementando la sensación de sequedad ocular. En todos los casos cuando se perciban síntomas de sequedad ocular, hay que evitar frotarse los ojos porque se pueden producir pequeñas lesiones en la superficie de la córnea que precisarán de valoración oftalmológica.

Ojo seco4

Además de los anteriores, la lectura prolongada ha demostrado ser otra causa que contribuye al incremento de sintomatología de la sequedad ocular, precisamente porque se reduce el parpadeo. Al incrementarse el tiempo entre parpadeos producirá que la lágrima no se distribuya correctamente y se incremente su evaporación. Dicha disminución del parpadeo todavía es más notable en pacientes que utilizan gafas para leer porque se ha demostrado científicamente que se reduce aún más el parpadeo por el propio efecto de pantalla del cristal de la gafa.

¿Cómo se diagnostica el ojo seco?

Para diagnosticar el síndrome de ojo seco es necesaria una valoración oftalmológica-optométrica completa en consulta. El oftalmólogo analizará la calidad y cantidad de la película lagrimal, visualizará la córnea mediante un dispositivo denominado lámpara de hendidura, como así mismo evaluará la conjuntiva, los párpados y las glándulas de Meibomio. Dichas pruebas son necesarias para comprobar si la cantidad o calidad lagrimal están reducidas, o si se han producido lesiones en la córnea y/o en la conjuntiva como en las estructuras adyacentes que precisen tratamiento.

Ojo seco5

En la Clínica Oftalmológica Dres. Ortuño de Orihuela somos conscientes de la importancia de la realización de revisiones visuales en pacientes que pueden presentar sintomatología o signos de ojo seco. Precisamente, la Clínica Oftalmológica Dr. Vicente Ortuño ubicada en la ciudad de Orihuela, es un centro especializado en el diagnóstico y tratamiento profesional completo del ojo seco.

¿Cuál es el tratamiento del síndrome de ojo seco?

Diferentes tratamientos se han desarrollado con el objetivo de reducir los síntomas de sequedad ocular, aunque hasta la fecha no se ha conseguido que se pueda curar completamente esta condición, aunque sí mejorar mucho la sintomatología haciendo mucho más llevadera la vida cotidiana del paciente. El principal tratamiento en pacientes con sequedad ocular, son las lágrimas artificiales y/o lubricantes oculares especialmente cuando se manifiestan los síntomas. Sin embargo, no todas las lágrimas artificiales son iguales, por lo que cada paciente precisará el tipo de lágrima más adecuado a su situación. Concretamente, las lágrimas con ácido hialurónico han demostrado elevada efectividad en la disminución de los síntomas. De las diversas posibilidades de administración de lágrimas, los geles oftálmicos son los que producen un efecto más duradero y de confort. Es necesario administrarse las lágrimas artificiales en una posición correcta para evitar que se derramen y produzcan el mayor efecto. Instiladas las lágrimas artificiales, será necesario parpadear varias veces para redistribuir la lágrima.

Ojo seco3

Sin embargo, cuando el tratamiento mediante lágrimas artificiales  no consigue disminuir la sintomatología de ojo seco, se puede recurrir a otros tratamientos oftalmológicos  como obstrucción de los puntos lagrimales para preservar la lágrima, suero PRP, o agentes antiinflamatorios entre otros. Precisamente el suero PRP presenta la ventaja de que al obtenerse a partir de la propia sangre del paciente no produce rechazo. Así mismo es muy importante el masaje de las glándulas de meibomio y su limpieza. Otros tratamientos basados en sistemas de pulsación térmica se han desarrollado para tratar el síndrome de sequedad ocular evaporativo, aunque los resultados no son concluyentes. Cuando con todo esto no es suficiente porque el proceso está más avanzado o es más grave, las lentes de contacto esclerales debido a su mayor diámetro han demostrado ser muy eficaces, precisamente porque permiten mantener la lágrima y retrasan su evaporación.

Además de los diferentes tratamientos descritos en función de la progresión y sintomatología de la sequedad ocular, el oftalmológico recomendará cesar aquellos tratamientos que incrementen los síntomas de sequedad ocular, como así mismo es conveniente reducir la exposición a determinados ambientes naturales que puedan incrementar la sintomatología.

Desde la Clínica Oftalmológica Dr. Vicente Ortuño de Orihuela recomendamos realizar una revisión oftalmológica completa ante la presencia de cualquier síntoma de sequedad ocular y ofrecemos nuestros servicios e instalaciones especializadas en ojo seco para el tratamiento de todas aquellas personas que padezcan esta alteración lagrimal.

Anuncios